0%

Evangelio del día: Seguir a Dios con el corazón para saber comunicarlo

Publicado por: Radio Activa 95.1 ,


Evangelio del día: Seguir a Dios con el corazón para saber comunicarlo

Juan 1,45-51 – Reflexión del Papa: Verán el cielo abierto, y a los ángeles de Dios subir y bajar sobre el Hijo del hombre

Santo Evangelio según San Juan 1,45-51

El primer encuentro de Jesús con Bartolomé apostól: “En aquel tiempo Felipe encontró a Natanael y le dijo: “Hemos hallado a aquel de quien se habla en la Ley de Moisés y en los Profetas. Es Jesús, el hijo de José de Nazaret”. Natanael le preguntó: “¿Acaso puede salir algo bueno de Nazaret?” “Ven y verás”, le dijo Felipe. Al ver llegar a Natanael, Jesús dijo: “Este es un verdadero israelita, en quien no hay engaño”. “¿De dónde me conoces?”, le preguntó Natanael. Jesús le respondió: “Yo te vi antes que Felipe te llamara, cuando estabas debajo de la higuera”. Natanael le respondió: “Maestro, tú eres el Hijo de Dios, tú eres el Rey de Israel”. Jesús continuó: “Porque te dije: “Te vi debajo de la higuera”, crees. Verás cosas más grandes todavía”. Y agregó: “Les aseguro que verán el cielo abierto, y a los ángeles de Dios subir y bajar sobre el Hijo del hombre” Palabra del Señor

Reflexión del Papa Francisco

 La primera motivación para evangelizar es el amor de Jesús que hemos recibido, esa experiencia de ser salvados por Él que nos mueve a amarlo siempre más. Pero ¿qué amor es ese que no siente la necesidad de hablar del ser amado, de mostrarlo, de hacerlo conocer? Si no sentimos el intenso deseo de comunicarlo, necesitamos detenernos en oración para pedirle a Él que vuelva a cautivarnos.

Nos hace falta clamar cada día, pedir su gracia para que nos abra el corazón frío y sacuda nuestra vida tibia y superficial. Puestos ante Él con el corazón abierto, dejando que Él nos contemple, reconocemos esa mirada de amor que descubrió Natanael el día que Jesús se hizo presente y le dijo: «Cuando estabas debajo de la higuera, te vi» (Jn 1,48).

¡Qué dulce es estar frente a un crucifijo, o de rodillas delante del Santísimo, y simplemente ser ante sus ojos! ¡Cuánto bien nos hace dejar que Él vuelva a tocar nuestra existencia y nos lance a comunicar su vida nueva! Entonces, lo que ocurre es que, en definitiva, «lo que hemos visto y oído es lo que anunciamos» (1 Jn 1,3).

La mejor motivación para decidirse a comunicar el Evangelio es contemplarlo con amor, es detenerse en sus páginas y leerlo con el corazón. Si lo abordamos de esa manera, su belleza nos asombra, vuelve a cautivarnos una y otra vez. Para eso urge recobrar un espíritu contemplativo, que nos permita redescubrir cada día que somos depositarios de un bien que humaniza, que ayuda a llevar una vida nueva. No hay nada mejor para transmitir a los demás

Unidos a Jesús, buscamos lo que Él busca, amamos lo que Él ama. En definitiva, lo que buscamos es la gloria del Padre; vivimos y actuamos «para alabanza de la gloria de su gracia» (Ef 1,6). Si queremos entregarnos a fondo y con constancia, tenemos que ir más allá de cualquier otra motivación. Éste es el móvil definitivo, el más profundo, el más grande, la razón y el sentido final de todo lo demás. (Exhortación apostólica Evangelii Gaudium, #264 y 267 – 24 de noviembre de 2013)

Diálogo con Jesús

Señor mío, me presento ante ti como un discípulo enamorado de tu Palabra que quiere darte a conocer al resto del mundo. Agradezco tu presencia porque ella me ha enseñado las bondades de la vida. Quiero tener una relación más intensa contigo, una relación llena de amor, esperanza y caridad. Aparta de mí toda duda y todo dolor que tenga la posibilidad de arrebatarme la felicidad que me he encontrado en Ti. Ven y manifiéstate con fuerza y con todo tu poder sobre mí. Que se abra mi corazón y que me muestre que eres Tú el único que puede llenar todos mis vacíos y angustias y hacerme capaz de salir victorioso en las pruebas. Tú no desprecias a nadie, incluso, a los que te intentan ofender, le respondes con elogios, ese es tu mejor estilo, el amor y la exaltación por delante, siempre devolviendo el bien. Quiero dejarme transformar por tu gracia, ser dócil a tus inspiraciones y moverme según tu voluntad. Ven y sáname de rencores, de temores y sobre todo del mal pensamiento que me inclina siempre a pensar lo peor del otro. Quiero seguir tus huellas, actuar bajo el amparo de tu sombra poderosa, confiando en tu promesa que todos veremos cosas mayores, el mismo Cielo abierto, si de verdad creemos. Ven y abre mi entendimiento para tener la sabiduría de saber cómo hablar de Ti en todos los ámbitos de mi vida y obrar de acuerdo a tus enseñanzas. Quiero estar listo cuando me llames a tu presencia y poder escuchar el mismo halago que le regalaste a Natanael: “Este es un verdadero «Hijo de Dios», en quien no hay engaño” Amén

FavoriteLoadingAgregar a favoritos

Comments

comments


Lo mas Intersante
Play Cover Track Title
Track Authors